¡Llámenos ahora mismo! 926 546 976 | info@acmseguros.com

Ya hemos pasado el ecuador del año y los que estamos pendientes del cielo, por nuestra mediación en seguros agrarios y por la preocupación de nuestros clientes, debemos valorar los daños acumulados en el campo para darle la importancia que requiere.

Según nos informa Agroseguro, durante el primer semestre han pagado ya 461 millones de euros por indemnizaciones de daños en el campo asegurado en toda España, un 22% más que en el primer semestre de 2020.

En enero, la famosa borrasca Filomena deja daños por nieve y viento en buena parte del centro y sur peninsular. A continuación las heladas de hasta 20 grados bajo cero en zonas del interior, provocan fuertes daños en numerosos cultivos, especialmente en hortalizas y uva de vino.

Durante marzo y abril, nuevas heladas provocan fuertes daños en fruta de hueso, almendro, hortalizas y uva de vino. En mayo, la lluvia y el pedrisco originan graves siniestros en hortalizas y cereza en Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Extremadura. En Junio, las tormentas acompañadas de pedrisco provocan graves daños en cultivos herbáceos, frutales, uva de vino y hortalizas en el norte y centro peninsular.

Acabado el primer semestre del año un total de 930.611 hectáreas siniestradas se han registrado en Agroseguro a través de los partes de siniestros. ¿Cuántas hectáreas habrán sido dañadas realmente si tenemos en cuenta también la superficie agrícola sin asegurar?

Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma que más siniestralidad acumula, con 97 millones de indemnizaciones, es decir un 21% del total nacional. Dichas indemnizaciones correspondientes al primer semestre de 2021 superan ya el total de indemnizaciones recibidas por siniestros en todo el 2020.

Ante un siniestro que te puede arruinar todo un año e incluso las cosechas siguientes, el Seguro Agrario Español se convierte en la herramienta perfecta con la que cuenta todos los agricultores y ganaderos para seguir adelante con la actividad.

Además a diferencia del resto de ramos de seguros de la actividad aseguradora, en las que las compañías tienen reservado su derecho de admisión, en función a sus políticas de asunción de riesgos, Agroseguro S.A., tiene obligación de protegernos contra las consecuencias climáticas, por lo que no se pueden negar a asegurarnos la explotación siempre que cumplan las condiciones mínimas de cultivo. Esto es una característica establecida en la 87/1978, de 28 de diciembre, de Seguros Agrarios Combinados, que otorga el derecho a todo agricultor y ganadero a asegurar su explotación contra los riesgos climáticos y otros que no puede controlar.

Y no solo eso, sino que además la Administración Nacional a través de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA) y la Administración Regional a través de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, otorga un gran nivel de subvenciones para el pago del seguro agrario, sin tener que solicitarlo. La propia póliza de seguro agrario es a su vez el documento legal válido que actúa como solicitud de subvención, la cual se autoliquida directamente en la póliza, por lo que solo se tiene que pagar el coste real del Seguro Agrario menos los importes de subvención correspondientes.

Desde ACM Seguros lanzamos un mensaje de tranquilidad que seguramente no satisface a todos los agricultores, pero si podemos decir que, gracias a nuestro seguro agrario tenemos capacidad de reparar los efectos negativos de la climatología en nuestra agricultura.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios