¡Llámenos ahora mismo! 926 546 976 | info@acmseguros.com

Le informamos que este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros, con la única finalidad de analizar la navegación de usuarios por la web, de forma que esa información quede almacenada y pueda ser identificada en visitas posteriores del usuario. De esta manera, se nos permite analizar las visitas a nuestra página web

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Hace tiempo que no sufrimos pérdida de cosecha por las heladas en la viña. Menuda suerte, porque en realidad era un problema habitual. Digo habitual porque uno de cada tres años, o a veces dos de cada tres, se producían fuertes heladas en el mes de abril e incluso en mayo, momento en el que nuestro gran viñedo manchego muestra los frágiles brotes que han de convertirse en nuestros estupendos vinos.

Recuerdo los últimos años que sufrimos heladas en la producción vitícola, el 2001 y 2002. Dos años seguidos, y desde entonces han pasado ya 14 años.

A mí me queda claro que son los efectos del cambio climático. Pero también otros efectos son los que estamos viendo en los últimos años, como grandes tormentas que provocan inundaciones, pedriscos de una gran magnitud, sequía como la que sufrimos ahora, veranos de infierno, otoños primaverales, inviernos otoñales, así como primaveras invernales.

El clima condiciona el campo, y como es el reloj de las plantas, éstas reaccionan cuando se producen cambios. Como los calores del principio de este mes de febrero que han despertado la floración de los almendros, y en cuanto el clima ha recuperado su memoria estacional, las heladas se han cargado la futura producción de almendra, valorada ya en varios millones de euros de pérdidas. Pérdidas compensadas en parte por el seguro agrario para quien lo tuviera hecho claro.

La viña también puede verse afectada por estos extraños calores de febrero, que engañan el cultivo haciendo adelantar su proceso de brotación, metiendo al viñedo en periodo de riesgo de helada primaveral.
Para ello el avanzadísimo seguro integral de viñedo, que comercializamos a través de toda la red de colaboradores de ACM seguros, sigue manteniendo dos modalidades de seguro de viñedo con cobertura de helada primaveral que se puede contratar antes del 25 de marzo.

Una de ellas te permite cubrir el 80% del valor de las uvas aseguradas contra la helada en cada una de las parcelas de la explotación, independientemente de cuál de ellas haya sido afectada. Además de incluir de la misma forma la cobertura del pedrisco, la inundación, la lluvia persistente, el mildiu, el viento huracanado, la fauna silvestre y el incendio. La otra modalidad te ofrece las mismas garantías, pero la cobertura de la helada se aplica de forma uniforme a toda la explotación, todo ello a cambio de un menor coste.

Queda claro que la tendencia ha cambiado, pero después de casi 14 años, ¿cuándo volveremos a ver nuestro viñedo helado?

Pedro Lendro Mayorga
Director de ACM

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios