Imprimir

Las indemnizaciones del nuevo baremo aumentarán su importe una media de 16,2%, incrementando las indemnizaciones por muerte en un 50% y las compensaciones por secuelas en un 35%.

Desde el pasado 1 de enero está en vigor el nuevo baremo de indemnizaciones por accidentes de tráfico, lo que supone el aumento del importe de las indemnizaciones en muchos casos.

Este baremo, que actúa para valorar los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de tráfico, es la garantía con la que cuenta una víctima cuando sufre daños personales en un accidente y es lo que estipula las indemnizaciones que va a obtener. De esta manera, se ha aumentado el importe en una media del 16,2%, incrementando las indemnizaciones por muerte en un 50% y las compensaciones por secuelas en un 35%. El baremo incrementa las indemnizaciones para los lesionados graves, incluyendo la protección a amas de casa o menores atropellados, estableciendo parámetros para adaptar la vivienda o el vehículo a grandes lesionados. Por otra parte, hay que tener en cuenta que la mayoría de las lesiones provocadas en accidentes de tráfico son de carácter leve, cuestión que puede dar lugar a futuras controversias.

La modificación se ha llevado a cabo tras el acuerdo entre las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico y la representación de las aseguradoras con el objetivo de dar mayor seguridad y cobertura a los afectados en caso de accidente. Se han establecido nuevos importes, teniendo en cuenta la situación actual, y se ha creado un nuevo sistema de tablas que calculan las tasas de indemnización que comprenden las cuantías económicas correspondientes. En ellas, se recoge la valoración para reparar los daños y perjuicios derivados de accidentes de circulación, ya sean muertes, secuelas, lesiones temporales, etc. asegurando la tramitación de siniestros de manera rápida, así como la indemnización, pero también se resarcen el perjuicio personal básico, el particular y el perjuicio patrimonial, tanto en su dimensión de daño emergente como de lucro cesante. Todo esto permite separar el daño corporal de los daños morales y los patrimoniales para poder darle su valoración correspondiente.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios