¡Llámenos ahora mismo! 926 546 976 | info@acmseguros.com

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Y llega mayo, el mes de las flores, que promete un paisaje precioso lleno de brotes verdes en todos los cultivos. Un mes lleno de colores pero también de malos recuerdos para muchos empresarios agrícolas, que vieron cómo su explotación y todas las de sus vecinos quedaron destrozadas por la tormenta del 23 de mayo de 2007, o la del 19 de mayo de 2015.

Todo un manto blanco bajo un cielo negro, así es como cambia el color en unos instantes, cuando viene una supercélula, que es la denominación que le dieron al fenómeno que destrozó, no solo las producciones en el campo, sino además muchos bienes en nuestras ciudades.
Pero no quiero asustar a nadie recordando tales desgracias. Por suerte es muy difícil que se puedan repetir en el mismo sitio hasta dentro de muchísimos años.

El pedrisco de una tormenta habitual

Pero el pedrisco provocado por una tormenta habitual es muy caprichoso y todos los años provoca daños en distintos sitios. Son infinidad de partes de siniestro que todos los años tramitamos en ACM seguros. Incluso sus daños se repiten en algunas explotaciones..., dichoso capricho.
Otro manto blanco ha dejado el pedrisco del pasado lunes 24 de abril en San Pedro de Albacete, cubriendo una superficie de cerca de 500 hectáreas de cultivos. Otra muestra más de que es un riesgo climático habitual y que su extraordinaria gran repercusión va a depender siempre de su magnitud.

Queremos aprovechar este artículo para recordar a todos los viticultores que no han suscrito su seguro agrario que tenemos hasta el martes 2 de mayo para pagar la última opción de seguro de viñedo, cuyo plazo finaliza el día 30 de abril, pero su pago podremos siempre realizarlo al siguiente día hábil. Con esta opción se cubren los daños de pedrisco parcela a parcela tanto en cantidad como en calidad, como bien saben nuestros viticultores más informados.

Además de cubrir el temido pedrisco, me ofrece cobertura por parcela contra inundaciones o lluvias torrenciales, lluvias persistentes, que a su vez pueden provocar grandes daños por el mildiu que el seguro también compensa, el viento huracanado, y además también los daños por fauna silvestre, tanto cinegética como no cinegética.

No solo se cubre la producción de uva sino también la plantación, es decir, me compensarán tanto cepas muertas como la pérdida de cosechas futuras a consecuencias de severos daños en la madera.

Por lo que recomendamos a todo aquel profesional vitícola que se arrepienta durante este puente de mayo por no haber contratado el seguro de viñedo, que contacte rápidamente el día 2 de mayo con cualquiera de los colaboradores de ACM o consulte en www.acmseguros.com.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios